fbpx Skip to main content
microrrelato

#68

By 9 marzo, 2021junio 10th, 2021No Comments

Mi trabajo consiste en, básicamente, observar y esperar. Da igual la ciudad en que me encuentre, el clima o la hora que sea. En todas, el 90% de mi labor consiste en ser paciente y esperar. Eso te da un enfoque sobre las cosas, sabes. Te hace ser paciente. Reflexionas. Te conviertes en un buen observador. Hoy estoy mirando por una ventana de un piso 35 y está bastante nublado. Estoy bastante incómodo apostado en la ventana del hotel.

En el edificio de enfrente una señora ha salido a regar sus macetas varias veces en espacio de pocas horas. Intuyo que tiene alzhéimer o algo parecido. En el piso de al lado, una joven hace ejercicio. Tras esto, se ducha y empieza a navegar por Netflix para elegir algún contenido.

Me gusta mirar estos pequeños mosaicos de vida. Contemplo el reloj y me doy cuenta de que llevo 14 horas esperando. Ni siquiera he ido al aseo. Estoy acostumbrado.

Y de repente, algo marca la diferencia. Algo se mueve en la ventana que tengo vigilada desde hace tantas horas. Un suave mecer de las cortinas. Creo que las va a abrir. En efecto, abre las cortinas para ver el tiempo que hace. No estará mucho tiempo y debo ser rápido. Siempre lo soy.

Mi trabajo consiste en, básicamente, observar y esperar. Y percibir cuando algo cambia y adelantarme. 14 horas de espera podrían irse al garete si no estuviera atento.

Mi trabajo ha terminado, recojo mis cosas y me marcho de allí hasta mi próximo destino. Ha sido un tiro limpio y preciso.

Me quedo con la intriga de saber que iba a ver la chica en Netflix.

Leave a Reply

quince − diez =