fbpx Skip to main content
microrrelato

#61

By 2 marzo, 2021junio 10th, 2021No Comments

Que te extrajeran recuerdos para ser inyectarlos en otras personas era un negocio con un exuberante crecimiento. Los recuerdos se pagaba bastante bien, pero no valía cualquier experiencia. Obviamente los recuerdos cotidianos o banales no tenían mucho interés. En el mercado, el recuerdo de un festival de música, concierto o una buena juerga (si hay bastantes drogas y sexo, mejor) se cotizaba bastante bien. El sexo extremo siempre tenía mucha demanda. Te podían pagar bastante bien por unas vacaciones lujosas en un lugar paradisiaco. Deportes de riesgo también, cuanto más al límite, mejor.

Pero había un nicho muy deseado, por lo difícil que es de conseguir. Los actos delictivos (de hecho era ilegal que te lo inyectasen, pero eso no significa que no puedas conseguirlo).

Atracos, tiroteos, persecuciones.

Violaciones.

Asesinatos.

Esos eran los más difíciles de adquirir de todos (y prohibitivos). Decían que la gente se volvía muy adicta a ellos, por las sensaciones tan intensas que provocaban. Poder experimentar un crimen sin tener repercusiones penales era sin duda el servicio más codiciado por algunos consumidores de recuerdos.

Las autoridades se sorprendieron mucho cuando desmantelaron la pequeña clínica ilegal donde inyectaban ese tipo de material. Más se sorprendieron cuando encontraron el registro de clientes que se encontraron.  El inspector a cargo de la investigación solicito ese registro para investigarlo personalmente. Comenzó a reconocer prominentes nombres de aquel registro,  y su frente empezó a gotear de sudor. Necesitaba un trago y eso que llevaba una década sin beber.

Al menos, con la mayoría habían tomado la molestia de usar nombres clave. Aún así, la mayoría de ellos eran fácilmente identificables. Políticos, empresarios, celebridades, deportistas, altos cargos del clero. El Jefe del Estado.

Procedió a destruir el archivo inmediatamente. Ni siquiera consultó a sus superiores.

Aquella noche no pudo dormir. Las siguientes, tampoco.

 

Leave a Reply

2 × 1 =