fbpx Skip to main content
microrrelato

#275

By 2 octubre, 2021noviembre 30th, 2021No Comments

–¿Harry?¿Estás bien?

Harry no respondió, estaba ausente. Tenía la boca abierta y babeaba. Los ojos eran incapaces de permanecer centrados. Parecía ir borracho o drogado. Apenas se sostenía en pié.

Harry había desaparecido la noche anterior, en aquella zona desértica. Era parte de un equipo de meteorólogos que estaba realizando experimentos ambientales en aquel lugar.

–La luz…–balbuceó. Alumbraron con una linterna sus pupilas, que no respondieron a la estimulación. Eran como pequeñas agujas negras. Su rostro tenía quemaduras bastante serias. Morgan pensó que no podía haber recibido una insolación, acababa de amanecer.

–Está en shock–dijo Morgan, el jefe del equipo. Vamos a llevarlo al campamento. Joder Harry ¿Qué te ha pasado en estas horas? Te hemos estado buscando desde ayer. Menos mal que Phil vio tu silueta con los prismáticos.

Harry por supuesto no respondió. Se había convertido en un muñeco inerte. Morgan se percató en que sus ropas no tenían ningún rastro de la arena del lugar. Harry había salido la noche anterior en el campamento a tomar el aire. No había regresado.

Harry volvió en sí en el campamento, de manera progresiva. A las pocas horas, ya parecía ser él, aunque decidieron que siguiera bajo observación. No recordaba absolutamente nada de lo ocurrido.

–Solo recuerdo una luz–dijo–. Nada más.

Aquella noche no cenó, dijo que le dolía el estómago. En un momento, dijo necesitar ir al baño. Se encerró en la cabina y notó que su vientre estaba inusualmente hinchado. Harry empezó a angustiarse. Comenzó a sentir unos dolores agudos e insoportables. No tenía voz ni para pedir auxilio. Notó cómo sus pantalones empezaban a humedecerse. Se estaba orinando, pero no era solo eso. Tocó su vientre, apartó la mano y contempló como esta estaba llena de sangre. Lo último que vio fue como su abdomen se abría, furiosamente.

Lo que surgió de su interior estaba hambriento. Comenzó por alimentarse del que había sido su anfitrión.

Morgan tocó con los nudillos la cabina.

–Harry, ¿estás bien? estás tardando mucho.

No escuchó nada. Decidió abrir a la fuerza la cabina. Fue un terrible error.

 

Leave a Reply

5 + 5 =