fbpx Skip to main content
microrrelato

#184

By 3 julio, 2021noviembre 30th, 2021No Comments

No podía creer que hubiera tenido tanta suerte. Por fin, tras tantos años dando tumbos sin sentido en política, su esfuerzo se veía recompensado. Porque tragarte tu amor propio e incluso dignidad también costaba esfuerzo.

Pero no estaba nada mal, 85k anuales y gastos de representación. Aquel puesto creado ex profeso para él era lo más parecido que había a la tierra prometida.

Aún recordaba la amplia sonrisa de su presidente cuando le comunicó la noticia por videoconferencia. Igual era incluso demasiado amplia.

Lo que no sabía es lo que significaba realmente aquel puesto.

Lo entendió cuando toda la atención mediática se centró en su puesto y todo el pozo ciego de corrupción que escondía. Entendió plenamente lo que significaba ser una cabeza de turco.

Y sobre todo, entendió aquella amplia sonrisa.

 

Leave a Reply

17 + siete =