fbpx Skip to main content
microrrelato

#168

By 17 junio, 2021No Comments

A veces, el mar te mece como si fueras su retoño, de manera suave. Otras, intenta matarte con un mantra de olas furiosas.

Aquella noche sin estrellas descubrió que el mar albergaba en su vientre horrores desconocidos y latentes a los que nunca antes se había enfrentado. Su mente no pudo procesar aquella figura uniforme que emergió de los abismos más oscuros para engullir el barco con una maraña de tentáculos.

Lo último que pensó fue en lo inútil que era gritar en la inmensidad de océano, pero aún así no podía dejar de hacerlo.

Leave a Reply

14 + diecinueve =