fbpx Skip to main content
microrrelato

#166

By 15 junio, 2021No Comments

Lo de Johnny Fire fue una autentica tragedia. Morir así, tan joven, con tanto por hacer.

Empecé a tocar con él en el 56, éramos unos críos. Pero ¿ves estas manos? se curtieron tocando con él cada noche en garitos de mala muerte. Ahí me convertí en un auténtico batería y él en el cantante que fue. Luego vino la tele y todo eso, las películas… yo no estuve metido en nada de eso.

Pero cuando volvió a salir de gira, aquella tan jodidamente grande, quizá demasiado, no pude decirle que no. Me lo pidió personalmente, Tony Gold no tuvo nada que ver ahí. Sé que ese malnacido no quería vernos a ninguno de nosotros allí con él y ¿sabes por qué? porque nunca fuimos mercenarios y no le teníamos miedo. Johnny solo se sentía seguro con nosotros detrás de él. Habíamos crecido juntos. Te juro por Dios que le habría metido el puro por el culo a Gold en más de una ocasión. Odiaba como le trataba.

Sí, sé que me estoy yendo por las ramas y sé lo que quieres saber. La noche del 20 de mayo del 65. No se me olvidará nunca. La verdad es que estaba siendo una mierda de gira, no se oía nada. Tocas todas las noches en pabellones para cinco mil personas y era incapaz de oírme ni siquiera a mí mismo. He de reconocer que todo ese tiempo Johnny estaba muy cambiado y apenas se relacionaba con nosotros. No te diré que se había vuelto un gilipollas pero sí que estaba completamente ausente. Creo que la gira lo estaba superando (a todos nosotros un poco también) y no estaba en la mejor forma. Llevaba cuatro años fuera de los escenarios y se notaba, estaba muy intranquilo, nunca lo había visto tan pálido. Algunos de los chicos decían que tenía pánico escénico. ¿Bromeas? decía yo, pero si Johnny Fire había tocado en agujeros de mierda donde si no lo hacías bien posiblemente te lo pagaran con un navajazo.

Yo no me enteré al principio, solo sabía que íbamos con retraso y eso era raro. Johnny no salía de su camerino. Dijeron que fue un ataque al corazón. Gold hizo todo lo posible para que no se le hiciera autopsia. Movió cielo y tierra. Luego oí que Gold había estado toda esa tarde en aquel camerino con él. Si te digo la verdad, solo recuerdo quedarme en las escaleras llorando mientras el público gritaba encolerizado por no saber lo que pasaba ahí dentro.

Yo no te voy a decir de que murió porque no lo sé. No era un secreto que se le estaba yendo la mano con algunas cosas, pero te aseguro que su muerte no fue accidental, tómalo como quieras. Eso es todo lo que voy a decir.

Eso y que daría lo que fuera por volver a tocar con él en un agujero de mierda para 50 personas.

Leave a Reply

3 × 5 =