fbpx Skip to main content
microrrelato

#152

By 1 junio, 2021junio 10th, 2021No Comments

Suena el despertador. Las 7. Me levanto, pesadamente, con la cabeza entumecida. Voy a la ducha. Me visto. Enciendo la cafetera y echo de comer a los gatos. Espero al pitido que indica que el café está listo mientras miro las últimas noticas en twitter. Bebo el café (con un poco de leche). Preparo el túper con el desayuno y almuerzo. Me lavo los dientes, cojo las llaves y salgo de casa. Saco el coche del parking y me dirijo a la oficina. Me siento delante del ordenador y pasan las horas, insípidas, entre informe e informe. Almuerzo y sigo enfrascado en mis documentos de texto. Respondo correos, intervengo en el chat de la empresa. Dan las 6, recojo y salgo. Paro por el super y compro la cena. Llego a casa, hago algo de ejercicio, me ducho, ceno, veo la tele, me dirijo a la cama, leo algo, me masturbo y me duermo.

Solo que no me duermo. Llevo semanas sin dormir. Semanas.

Y entonces las paredes empiezan a gotear. Y entonces aparecen los lobos. Y entonces el mundo se torna ruido. Y el ruido se torna vacío. Y del vacío nacen dientes, agolpados como una trituradora de carne. Y me tritura y me defeca. Y las paredes ya no son paredes, son marañas de moscas. Y veo bailar a mis padres, muertos años atrás. Y oigo una música y risas, como si todo fuera una mala sitcom. No tiene gracia. No tiene ninguna gracia. Y suena una música estridente, cada vez más acelerada. Y más y más y más y más.

Necesito que pare. Por favor.

Suena el despertador. Las 7.

Leave a Reply

17 + 17 =