fbpx Skip to main content
microrrelato

#132

By 12 mayo, 2021junio 10th, 2021No Comments

Decían que caminar por aquellas callejuelas, por la noche, era peligroso. Victor caminaba cabizbajo, con paso lento, bajo la fina lluvia. Pudo comprobar que lo que decían, en efecto, era cierto.

No tardó en verse rodeado por un grupo de hombres fornidos y profusamente tatuados. Eran cinco.

Vio cabezas rapadas, algunas cruces gamadas, águilas imperiales, letras góticas. Camisetas negras con el lema “Sieg Heil“. Estaban a poca distancia, como esperándole. Victor siguió andando y cuando pasó a través de ellos un brazo detuvo su camino. Victor se detuvo.

–¿A dónde vas maricón? ¿No sabes que las nenas no deberían ir solas por la noche?

Hubo carcajadas. Victor no alzó la cabeza. No hizo ningún tipo de movimiento. Su pelo largo y mojado por la lluvia estaba pegado a su rostro.

–Bueno, hijo de puta, no solo te vamos a reventar a hostias, te vamos a dejar pelado.

Victor alzó la cabeza e hizo un barrido con la mirada. Sus ojos eran como pozos de brea.

–¿Sabéis?–dijo en un tono casi susurrante–Recuerdo la primera vez que vi una esvástica. Fue en Múnich, en 1922. A los pocos años, intentaron meterme en uno de sus campos. No pudieron. Me resulta muy curioso que tantos años después tenga que seguir viendo esa mierda de símbolo por ahí. No aprendieron nada entonces y no aprenderéis nada ahora. Pero yo seguiré aquí.

Ahora era el grupo de skinheads el que estaba paralizado. Solo se escuchaba el sonido de la lluvia.

–¿De qué coño hablas, tarado?

–Os lo explicaré mejor que con palabras. Solo me gustaría saber una cosa. ¿Atacaréis todos a la vez o de uno en uno? Yo preferiría que lo hicierais de uno en uno, pero es más que nada por que dure un poco más la diversión.

Victor mostró una amplia sonrisa y sus dientes asomaron, blancos como una fachada recién encalada. Los skinheads soltaron un respingo cuando vieron unos colmillos largos y resplandecientes. Los ojos de Victor parecían arder.

–Voy a enseñaros lo que les hice a vuestros héroes alemanes. Os va a encantar.

Leave a Reply

catorce + quince =