fbpx Skip to main content
microrrelato

#120

By 30 abril, 2021junio 10th, 2021No Comments

Y entonces, la princesa despertó de su largo letargo.

Y lo que primero vio fue la cara de bobalicón del príncipe, que estaba separando lentamente sus labios de los de ella. Él todavía tenía los ojos cerrados, por la supuesta intensidad del momento, pensó ella. También pensó en lo que implicaba todo aquello. Era la ley no escrita. Se tendría que casar con aquel tipo al que no conocía de nada, por el simple hecho de que había llegado hasta allí, había invadido su espacio personal y la había despertado. Y no había más que hablar, diría su padre. Si vivía, claro, porque tampoco sabía cuanto tiempo llevaba durmiendo. Igual llevaba años. Por el hambre que tenía lo parecía, desde luego.

Mientras, el príncipe le estaba hablando del amor que profesaba por ella, o algo así. La verdad es que no le estaba escuchando. Solo de pensar que tenía que pasar el resto de su vida con aquel sujeto que acababa de conocer y que ni siquiera sabía como se llamaba, se le quitaba el apetito.

No, no era verdad. Solo le apetecía un gran bocadillo de bacon. Y que ese tipo se callara. Y que se fuera, quizá, a la mierda.

La verdad es que echaba de menos seguir dormida.

Leave a Reply

1 × 5 =